Flores de la playa

Flores de verano que, además de nuestras casas, decoran y llenan de color las playas. La madre naturaleza no deja de sorprendernos y de regalarnos cosas bonitas;)

Foto: Pinterest      

Ahora que la playa “nos llama”, vamos a ver cuáles son las flores de verano que podemos encontrarnos en ella o las que podemos plantar cerca de ella.

A pesar de que el hombre, en ocasiones, no favorece la conservación de la naturaleza en las playas y en las dunas, para favorecer el asentamiento de núcleos urbanos, existen muchas plantas que consiguen sobrevivir, algunas protegidas por las leyes.

Hoy vamos a conocer a algunas de ellas.

 Las plantas nativas de las playas

Las plantas nativas de la playa son aquellas que crecen, de forma natural, en las regiones costeras, cerca del mar, donde el contenido de sal del agua es muy alto.

Mientras que muchas no son capaces de tolerar esto, las plantas de las playas a menudo actúan  a modo de una barrera protectora que mantiene a la sal lejos, evitando que alcance a las especies que son menos tolerantes.

Foto: Paisajismoservices

Es conveniente que, si tenemos un jardín que está a menos de 1,5 kilómetros del mar,  para decorarlo, escojamos las plantas nativas de la playa. Mezclando las que tienen diferentes formas y tamaños, obtendremos un jardín precioso y muy interesante, con bonitas flores de verano.

 Algunas variedades de plantas de las playas

Veamos algunos ejemplos de las plantas más adecuadas para cultivar cerca de las playas:

  • Myrica

Dentro de las plantas nativas de la playa, la Myrica  es una de las especies más  tolerante a la sal.

Es un árbol pequeño, de hoja perenne, o un arbusto grande, que alcanza  una altura y una extensión de 3 a 6 m.

Tiene unas hojas largas, que se desarrollan en varios tallos leñosos, que crecen de manera vertical.

Le gusta estar al sol, la sombra ligera y la luz.

Se da muy bien si tanto en un suelo húmedo como en uno seco.

Foto: Wallher
  • Sabal minor

Esta planta es una palma muy tolerante.

También se denomina Palmito de tallo azul, debido al color de sus hojas, en forma de abanico.

Sus flores para la playa,  que se ven en verano, son de color blanco y se caracteriza porque su tronco permanece bajo el suelo.

Foto: Pinteres

Necesita recibir una luz solar constante y una tener una sombra parcial. Soporta un suelo húmedo pero que esté bien drenado.

  • Gaillardia

Esta planta perenne es muy tolerante a la sal.

Soporta suelos bien drenados a suelos secos y la constante exposición solar.

Tiene un follaje semi-perenne y unas flores de verano simples, semi-dobles o dobles en colores bicolor de rojo, naranja y amarillo, que se muestran durante los meses de verano y de otoño.

Foto: Pinterest

Sus flores atraen a las mariposas lo que da al jardín un interés visual añadido.

  • Roble sauce

Es un árbol grande, que puede alcanzar los 18 metros,  y altamente tolerante a la sal.

Tiene una forma de pirámide y da una sombra muy agradable al jardín.

Sus hojas verdes se tornan de un color amarillo muy vivo, proporcionando un precioso espectáculo cundo llega el otoño.

Es un árbol de hoja caduca que prospera en suelos húmedos con buen drenaje y con una completa exposición solar.

 La flora de las dunas costeras

 La flora que se encuentra en las dunas está especialmente adaptada a la acidez del suelo, a la movilidad propia de la arena, a la escasez de nutrientes y a la salinidad.

Foto: Dreamstime

Son pocas las especies que logran sobrevivir en estas condiciones extremas.

A medida que nos alejamos del mar, la intensidad con la que azota el viento, el spray salino y la movilidad del sustrato se ven reducidos. Es decir,  las condiciones ambientales van a ser mucho menos extremas. Este hecho es aprovechado por una mayor cantidad de especies, que se van a disponer en bandas paralelas a la línea de la orilla.

Muchas especies que se encuentran en las dunas son comunes en las zonas atlánticas y mediterráneas. Veamos algunas de ellas que, seguramente, nos resultan familiares:

  • Las Dunas móviles y fijas con vegetación herbácea:
  • Barrón: Es una de las plantas de verano más típicas y conocidas de las dunas móviles, que da el nombre de “dunas amarillas”.

Sus finas hojas cilíndricas resultan aerodinámicas, para poder vivir en este tipo de ambiente.

Sus largas raíces y su capacidad para crecer a medida que se va acumulando la arena posibilitan que se adapte al medio.

  • Lirio de mar o azucena de mar:

 Es una planta perenne de hojas crasas y aplanadas, que tiene un bulbo u órganos de reserva. Posiblemente sea la especie que cuenta con las flores de playa más vistosas de todo el litoral.

  • Cuernecillo de mar:

Hace un papel de “planta guardería”, ya que, por ser rastrera, facilita que se depositen semillas de otras especies.

  • Algodonosa:

Esta planta es típica de dunas móviles, y está cubierta de una densa pelosidad de color blanco,  que le ayuda a reflejar la intensa insolación y a reducir la pérdida de agua por evaporación o transpiración.

  • Amapola marina:

Es una de las pocas plantas que tiene grandes flores de playa.

Crece en primera línea de la playa lo que hace que se vea expuesta a las pisadas y a las máquinas de limpieza.

Foto: eHow
  • Rubia de mar:

Planta perenne, que tiene flores de verano amarillas y unos sistemas radicales largos que la ayudan a aferrarse al suelo móvil.

  • Los matorrales costeros
  • Azufaifo o arto blanco:

Son como un soplo de vida en medio de la estepa, dando refugio, humedad y alimento a muchas otras especies.

Por su mayor tamaño que permite retener las semillas que se desplazan con el viento, también  tienen un papel facilitador para otras plantas.

Para adaptarse a la aridez, ha desarrollado espinas, raíces profundas y hojas coriáceas (con la consistencia del cuero).

Su fruto es comestible, ya sea fresco, seco o en forma de una deliciosa mermelada.

Foto: Fotonatur
  • Arto negro o espino cambrón:

Es un  arbusto espinoso de porte medio, que empieza a ser escaso a  consecuencia de la pérdida de superficie natural  por la proliferación de las urbanizaciones costeras.

  • Espino marino o cambrón:

Es un arbusto craso y no espinoso. También se encuentra amenazado.

  • Ononis talaverae:

Se caracteriza por tener unos pelos glandulosos, a los que se pegan los granos de arena, que hacen que tenga un  tacto pegajoso.

 

 

Foto: Botánica y jardines
  • La Margarita de las arenas:

Para adaptarse a la aridez propia de los climas subdesérticos o mediterráneos, ha desarrollado pelo en el tallo y en las hojas así como un color blanco que refleja la luz.

  • Perpetua o Manzanilla bastarda:

No pasa desapercibida por su intenso olor a regaliz. Presenta pelo en el tallo y en las hojas para adaptarse a la aridez.

  • Tomillos:

Este género incluye varias especies que se utilizan. Principalmente, con tres fines:

  • En herboristería, para condimentar y hacer infusiones
  • Como aceite esencial, para su uso en medicina y en perfumería
  • Para la producción de miel, debido a sus flores de verano que son muy apetecidas por las abejas.
Foto: Depositphotos

Flores de verano, flores de las playas…¡Qué maravilla!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *