+34 91 214 01 21

Uno de los aromas más bellos de la primavera proviene del Jacinto en flor, siendo una fragancia que nos transporta a muchos a momentos felices de la infancia o de la juventud. Incluso a la distancia, la fragancia intensa de estas flores y los picos de colores brillantes son realmente distinguibles y pueden percibirse por encima de cualquier cosa. Los Jacintos pertenecen a la familia de los lirios, y si observa de cerca las flores individuales, verá la forma tubular familiar que nos recuerda automáticamente a la otra variedad sin problemas. Los productores holandeses de bulbos han estado criando Jacintos desde el siglo XVII, y hay miles de variedades para elegir hoy en día en el mercado. Los Jacintos modernos se encuentran entre los bulbos de primavera más fáciles de cultivar por lo que son una alternativa predilecta entre los amantes de la jardinería alrededor del mundo. 

El Jacinto y su perfil botánico

una flor de color blanco y otra de color azul

El Jacinto tiene un papel protagónico en el jardín de principios de la primavera: estos florecen mucho antes de que lo hagan otras plantas por lo que son una gran opción para darle esos primeros toques de color a nuestros ambientes exteriores. Originarias del Mediterráneo, las flores de Jacinto necesitan menos adaptación que los tulipanes o narcisos, por lo que son una opción más segura en climas cálidos en donde siempre existe el temor de que las flores se marchiten o estropeen por las extremas temperaturas.

Veamos algunas características de esta planta:

  • Nombre botánico: Hyacinthus orientalis
  • Nombre común: Jacinto
  • Tipo de planta: flor perenne
  • Exposición solar: pleno sol
  • Tipo de suelo: arcilloso
  • Tiempo de floración: durante la primavera
  • Colores: Blanco, amarillo, rosa, rojo, albaricoque, lavanda, azul y morado
  • Área nativa: Mediterráneo oriental

En lo que refiere a los métodos de cultivo, para obtener a través de estas flores un aroma más fuerte y de mayor alcance, se los debe colocar en grandes bloques y en conjunto. El Jacinto también se mezcla bien con cualquiera de los bulbos que florecen en primavera, y que vienen en muchos colores y tamaños, por lo que se pueden combinar sin problemas con otro tipo de flores como los tulipanes o cualquier otra flor de temporada.

La mayoría de las variedades de esta planta son bastante grandes alcanzando aproximadamente entre siete y ocho pulgadas de profundidad, aunque pueden plantarse en una magnitud menor en climas más cálidos. 

Uno de los problemas más graves que se suelen presentar en lo que refiere a este tipo de flor tiene que ver con los roedores: estos animales disfrutan masticando estas flores por lo que es importante protegerlas a toda costa. Se pueden utilizar productos comerciales específicos para repeler a estos animales o bien colocar un poco de grava en el hoyo donde se ubicará la planta.

Los Jacintos contienen el compuesto químico oxalato de calcio, que puede ser tóxico por lo que es importante mantener esta flor fuera del alcance de las mascotas y los niños pequeños. Esta es una precaución fundamental que se debe considerar cuando se piensa en tener este tipo de flores en el hogar. Incluso a la hora de manipularlas una buena idea para protegernos de la influencia de este químico es utilizar guantes especiales para jardinería.

El Jacinto y su protección ante amenazas

de color azul perfecto

Todas las flores tienen propensión a ser atacadas por infecciones, enfermedades o incluso animales curiosos y el Jacinto no es la excepción. La mejor manera de asegurarnos que nuestra planta está en perfectas condiciones y de protegerla ante cualquier tipo de inconveniente es precisamente interiorizándonos acerca de lo que puede llegar a ocurrir.

  • Al igual que otras plantas, los Jacintos son susceptibles a la pudrición de la raíz, por lo tanto, controle los niveles de humedad. Mantenga el suelo húmedo pero no demasiado para evitar que esto suceda.
  • La pudrición basal es otra de las cuestiones que puede suceder y que a menudo es causada por un suelo cálido y húmedo y se identifica por el follaje que muere prematuramente. Evite el fertilizante orgánico y el exceso de nitrógeno para mantener a raya la podredumbre basal.
  • El virus Mosaico se identifica por flores con colores rotos o rayados. Solo use equipo esterilizado al trabajar o manipular sus Jacintos y controle los pulgones, que comúnmente transmiten la enfermedad. Desenterrar y descartar las plantas afectadas con el virus del mosaico es trascendental para prevenir que se siga esparciendo.
  • La mosca del narciso afecta principalmente a los bulbos que se plantan en contenedores o macetas, por lo que si se identifica presencia de gusanos cuando recién se están colocando las plantas es fundamental que las mismas se descarten. La infestación puede prevenirse almacenando bulbos de Jacintos en un lugar separado de otras plantas, particularmente campanillas y narcisos que tienden a albergar la mosca del narciso.
  • A los roedores, como las ardillas, les gusta desenterrar bulbos y mordisquear flores de Jacinto. Controle las criaturas con una barrera física, como un cilindro plantado en el suelo alrededor del bulbo, o con una pantalla sobre la flor en crecimiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies