Los Jardines verticales

Con los jardines verticales podremos cultivar plantas sin necesidad de tener un suelo horizontal. Son uno de esos inventos maravillosos que, sin duda,  hacen la vida un poco más agradable.

jardines verticales
Foto: acmchome

La idea principal

Esta forma de hacer jardines fue patentada por el botánico Patrick Blanc en el año 1988 con el nombre de mur végétal (muro vegetal).

Se basaba en que las plantas no requieren tierra ya que ésta no es más que un medio. Tan sólo el agua y los nutrientes que están disueltos en ella, la luz y el dióxido de carbono, son imprescindibles.

Un claro ejemplo son las plantas que se extienden sobre los troncos de los árboles y las rocas en aquellos lugares donde no falta el agua. El diseño de jardines toma una nueva e interesantísima dimensión.

Los elementos que necesitamos para formar un jardín vertical:

  • Una estructura metálica vertical que será la base sobre la que descanse otra estructura auxiliar y los demás elementos del jardín.
  • Un panel de soporte de PVC sujeto a la estructura anterior y que aporta rigidez e impermeabilidad.
jardines verticales
Foto: veja.abril
  • Una capa de irrigación formada por una manta doble de fibras sintéticas y una lámina plástica en su cara interior. Va fijada al panel de soporte mediante grapas y es el lugar donde van las plantas. Su enorme capilaridad permite que el agua se distribuya de forma homogénea y no se pudre nunca.
  • La plantación que se hace insertando las raíces de la plantas entre las dos capas de la manta y fijándolas mediante grapas, sin usar tierra.
  • Un suministro de agua y nutrientes y una recogida del agua. Se forma a través de una red de tuberías con boquillas de goteo que se alimenta por una bomba de agua y nutrientes. Está fijada sobre la manta de enraizamiento. El agua se enriquece con nutrientes y el riego se realiza desde la parte de arriba de la estructura. El agua que escurre se recoge por una canaleta que se sitúa en la parte inferior del jardín vertical.

Unas preciosas paredes verdes cambiarán por completo nuestra visión del día a día

 ¿Cómo hacer un jardín vertical?

Seguro que resulta de lo más gratificante hacer nuestro propio jardín vertical. Lo conseguiremos sin necesidad de complicarnos la vida y de una manera bastante sencilla.

Veamos los pasos que debemos seguir:

  • Lo primero que tenemos que hacer es escoger una pared que esté bien construida ya que tiene que soportar el peso del jardín vertical. Es necesario que la apliquemos algún tipo de protección contra el exceso de humedad.
  • También debemos utilizar unos materiales de gran duración. Lo más sencillo es comprar un kit en el que ya vengan todos los que necesitamos y que ya vienen oportunamente preparados para soportar dicha humedad. En el caso de que nos decantemos por construir nosotros mismos el jardín, tendremos que usar maderas y piezas de metal que estén tratadas contar la corrosión.
    jardines verticales
    Foto: pinterest

    La manera más sencilla de regar nuestro jardín vertical, siempre que esté en el exterior, es con una simple manguera. El exceso de agua caerá,  en el nivel inferior. Otro método de riego es el que funciona con una bomba que succiona el agua desde abajo y la impulsa a través de unos tubos hacia la parte más alta del jardín y la deja que caiga. El agua caerá en un contenedor que hay que situar en la parte de abajo. También es posible tener un jardín vertical en el interior de casa.

  • Es importante que nos aseguremos que haya un buen drenaje, pues si se acumula el agua se pueden pudrir las raíces.
  • Elegir un lugar donde no haya demasiado sol que evaporaría el agua rápidamente. Además muchas de las plantas que se utilizan, no resisten una larga exposición solar.

Por último, sabed que los helechos, las suculentas y las Orquídeas son ideales porque son capaces desarrollarse con un espacio reducido.

jardines verticales
Foto: pinterest

El Jardín vertical, sus beneficios                                                                                   .

La técnica del jardín vertical integra la vegetación y la arquitectura de manera natural, armoniosa y tremendamente estética. El entorno urbano se vuelve más acogedor y menos agresivo al estar en simbiosis con los colores y las formas de la naturaleza. Sin duda, aporta calidad de vida a los habitantes de las ciudades y las hace mucho más amigables.

Tanto las fachadas de los edificios públicos como de los privados, los centros comerciales, los hoteles y demás inmuebles son lugares susceptibles de albergar un jardín vertical lleno de plantas.

jardines verticales
Foto: veoverde

Ya han estudios publicados por diferentes universidades que señalan sus beneficios. Veamos algunos de ellos:

  1. Los jardines verticales tienen una acción positiva en el clima de las ciudades, retienen el polvo y las sustancias contaminantes. Filtran el aire produciendo oxígeno.
  2. Son una clara protección frente a la radiación solar.
  3. Mejoran la eficacia térmica gracias a la refrigeración que produce la capa vegetal.
  4. Contribuyen al enfriamiento en verano de la pared en la que se encuentran y en invierno a la disminución de las pérdidas de calor. En definitiva, llevan a un aumento del aislamiento térmico que implica un claro ahorro energético.
  5. Absorben parte del ruido exterior.
  6. No es nada despreciable el efecto positivo que causan en el ánimo de las personas y en su calidad de vida.
  7. Por último, representan un lugar de esparcimiento, de enriquecimiento visual y contribuyen a disminuir el estrés.

El jardín vertical más grande del mundo

Hasta la fecha, el jardín más grande del mundo se encuentra localizado en la ciudad de Bogotá (Colombia), concretamente en el barrio Chapinero, en el edificio llamado edificio Santalaia. Su ejecución se acabó a comienzos del año 2016. Su diseño llevó unos ocho meses y su ejecución otros tantos.

jardines verticales
Foto: ecosiglos

Cuenta con una superficie de 3.100 metros cuadrados y está compuesto por cerca de 115.000 plantas, de diez especies y de cinco familias diferentes.

El proyecto fue ejecutado por la empresa Groncol, encargada de llevar a cabo el diseño y la ejecución del jardín usando el sistema F+P.

Este sistema se basa en la instalación de una serie de pilares, con una cubierta vegetal, que se encuentran situados en la fachada del edificio.

Este espectacular jardín cuenta con un sistema de irrigación completo, imprescindible para cuidar todas las plantas.

Sin duda esta fantástica obra ha dotado a Bogotá de un fuerte impulso a la biodiversidad por lo que, además de resultar una fuerte atracción para el turismo, también tiene un enorme valor ambiental.

Este jardín se erige como una pequeña revolución a nivel ambiental.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *