La flor Gardenia

Bella dónde las haya, la flor Gardenia  no deja indiferente a nadie. Con su  elegancia y su porte se convierte en la estrella de los más sofisticados y exquisitos jardines.                      

flor gardenia
Foto: pinterest

 Algunos datos generales sobre la Gardenia

La gardenia, también llamada jazmín del Cabo, es un arbusto de hoja perenne y originaria de China.

Sus hojas, de color verde intenso y brillante, son lanceoladas y están dispuestas en pares opuestos respecto al tallo.

Sus preciosas flores blancas, que recuerdan a las Rosas, poseen un perfume intenso y muy agradable.

La planta quedará contenida si se cultiva en maceta y sólo alcanzará una altura de metro o metro y medio. Si se hace en el suelo, crecerá más.

Su nombre científico es Gardenia jasminoides y pertenece a la familia Rubiaceae.

Una planta de interior y de exterior

Se puede cultivar tanto en exterior como en interior. En cualquier caso, debemos procurar a la planta una intensidad adecuada de luz para evitar que se caigan las hojas e, incluso, que se muera.

Si la tenemos dentro de casa tenemos que situarla al lado de una ventana y si la situamos en el exterior hay que ubicarla en un lugar resguardado del frío y del calor excesivo y a media sombra.

flor gardenia
Foto: pinterest

Mucho cuidado con las heladas porque, casi seguro, matarán a nuestra planta ya que es de origen tropical. Por eso, si vivimos en un lugar con inviernos duros. Es mejor que sólo nos planteemos tener Gardenias en el interior o, al menos, cambiarla cuando sea necesario.

Una planta acidófila

La Gardenia es una especie que necesita tener un sustrato con el pH en torno a 5 para que sea capaz de absorber los nutrientes. De lo contario puede suceder que sus hojas acaben amarillentas. Esto es un dato a tener muy presente, por ser imprescindible, cuando nos decidamos a cultivarla.

También se aconseja que este sustrato ácido esté suelto y sea rico en materia orgánica para que aguante la humedad y mantenga la correcta aireación de las raíces.

En los comercios especializados existen preparados especiales para este tipo de plantas.

La simbología de la flor Gardenia

Esta bellísima flor es conocida como símbolo de la gracia femenina, de la sutileza, de la dulzura, de la pureza  y del mérito artístico.

Esta flor también nos indica que hay un amor secreto.

En el terreno místico y espiritual se dice que la flor Gardenia  tiene un poder de atracción especial, inundando de energía pura y limpia.

 El significado de regalar Gardenias

Si regalamos una flor de Gardenia estaremos transmitiendo alegría. También pondremos de manifiesto que la persona a quien se las regalamos está preciosa.

En el terreno espiritual, llevar Gardenias a alguien es desear que se purifique y que alcance la armonía, si lo necesita.

flor gardenia
Foto: pinterest

Así se planta

Cultivar una Gardenia planta, no os voy a engañar, no es tarea fácil. Se requiere tener un poco de paciencia para dedicarle las atenciones y los cuidados que requiere. Pero es seguro que, a cambio de nuestro tiempo y esfuerzo, nos proporcionará la satisfacción de contemplar sus maravillosas flores.

  • ¿Dónde situar la planta?

Las Gardenias son bastante exigentes en cuanto al ambiente. Por eso, debemos buscar una zona a plena luz solar o sombra ligera.

Requieren de una  humedad elevada y contar con un suministro equitativo de humedad y nutrientes.

En el caso de cultivarla dentro de casa, el aire caliente seco y los días  nublados pueden perjudicarla.

  • ¿Cuándo se debe plantar?

Las temporadas ideales para plantar la flor Gardenia  son durante la primavera o el otoño.

Hay que tener en cuenta que los capullos no se formarán si:

  • las temperaturas diurnas son superiores a los 21ºC.
  • las temperaturas nocturnas superan los 18ºC o si caen por debajo de los 15ºC.flor gardeniaFoto: Elicriso
  • Comprobar los niveles de pH

Como ya hemos visto, este factor es de gran importancia si queremos que nuestras Gardenias se desarrollen bien.

El pH óptimo es de 5 o 6. Para ayudar a los niveles bajos de pH, superiores a 6, podemos agregar azufre que conseguiremos en tiendas de jardinería.

  • Un suelo con nutrientes.

El suelo debe estar enriquecido y bien drenado. Las Gardenias necesitan una gran cantidad de nutrientes, pero, si regamos en exceso, sus raíces podrían morir.

La Luz

A la  Gardenia flor no le gusta el sol directo, pero sí la luminosidad. Por eso, lo ideal es colocar la planta en el alféizar de las ventanas que estén orientadas al oeste durante el verano y al sur durante el invierno.

El riego

 Las Gardenias necesitan un riego relativamente frecuente. No les gusta que la tierra se llegue a secar del todo. Pero hay que tener cuidado porque si nos pasamos pueden aparecer hongos.

flor gardenia
Foto: Jose el jardinero

Es muy importante que no olvidemos la condición de planta acidófila. Por eso, si el agua con la que vamos a regar es pesada (con mucha cal) la Gardenia sufriría algunas carencias. Para evitarlo, es conveniente utilizar aguas blandas (con poca cal) o, en su defecto, a agua mineral o agua destilada. Si no, también podemos añadir un par de gotas de zumo de limón o de vinagre para bajar el pH.

Rociar las Gardenias

 Para cumplir con los requerimientos de humedad de las Gardenias hay que rociarlas diariamente ayudándonos de una botella de spray.

Así aumentaremos la humedad alrededor de la planta, pero solo de forma temporal

Aparte de rociarlas, también podemos plantar las Gardenias en grupos sin amontonarlas para crear  una burbuja de humedad. Para aumentar aún más la humedad, podemos colocar un plato de agua en medio de los grupos.

El abono

Cuando los nutrientes del sustrato se acaben tenemos que alimentar a la flor Gardenia con abono, especialmente si la planta está en una maceta.

El momento para abonar es en el período de crecimiento y floración que es cuando la planta necesita más minerales. Añadiremos el abono al agua de riego, cada tres semanas, desde principios de primavera hasta llegar el otoño.

Existen abonos específicos para plantas acidófilas que podemos encontrar en nuestra tienda habitual de jardinería.

Los cuidados de la Gardenia

En invierno, debemos meter la planta al interior ya que no soporta las heladas.

Tendremos que trasplantarla, con cuidado de no dañar las raíces,  antes de que comiencen a brotar las flores.

Diversas plagas, como la mosca blanca, el pulgón o la cochinilla,  pueden atacar a la flor Gardenia. Por eso debemos estar siempre pendientes de nuestra planta.

Si vemos que los botones de flor se caen antes de abrirse, o que las hojas se ponen amarillas, se puede deber a unas temperaturas demasiado altas, a un ambiente seco, por falta de luz o de riego.

Foto: pinterest

Si  regamos esta planta en exceso, puede perder las hojas y secarse las ramas.

La Poda

 A comienzos de la primavera tenemos que podar nuestras plantas con el fin de dar forma de arbusto.

Cortaremos las flores que estén marchitas para estimular más florecimiento.

También hay que retirar las ramas que estén poco pobladas, para favorecer el crecimiento de ramas nuevas,  y las flores descoloridas.

Para evitar infecciones, conviene podar las ramas más bajas que estén a punto de tocar el suelo.

Cubrir las Gardenias

Durante las olas de frío conviene cubrir las Gardenias con una manta o con una caja de cartón ya que son muy sensibles al frio.

La caja de cartón debe cubrir todo el arbusto sin que se doblen las ramas.

A pesar de todos nuestros esfuerzos, es posible que las puntas de las ramas se vuelvan negras. En este caso, debemos podarlas unos 5 cm. por debajo de la parte dañada con unas tijeras de podar bien afiladas.

También tenemos la posibilidad de trasplantar nuestra flor Gardenia a una maceta y meterla en casa durante el invierno.

flor gardenia
Foto: pinterest

Las Gardenias de interiores        

 Veamos cómo proceder si tenemos Gardenias en el interior.

  • Debemos colocarla donde reciba directamente la luz solar durante la mitad del día. Si es invierno, y por lo tanto esto es más difícil, podemos complementar la poca luz solar que recibe la planta con una luz artificial.
  • La temperatura de la habitación debe estar a 13ºC durante el día y a 18ªC durante la noche.
  • Hay que mantener la planta alejada de corrientes de aire y del aire caliente.
  • Debemos regar una vez a la semana y fertilizar una vez en primavera y una vez más en verano. No nos podemos olvidar de usar un fertilizante ácido para estimular el crecimiento saludable de nuestras plantas.
  • Hay que regar las Gardenias según sea necesario. Si vemos que la parte superior del suelo está seca al tacto, tendremos que regar hasta que el suelo esté moderadamente húmedo.
  • Es importante que verifiquemos frecuentemente el pH del suelo para garantizar que permanezca entre 5 y 6.
  • Conviene utilizar un humidificador para aumentar la humedad de la habitación.
  • Hay que podar las Gardenias en primavera.
  • No nos podemos confiar ya que, aunque la flor Gardenia esté dentro, puede verse atacada por diferentes insectos, además de las cochinillas de la harina y las moscas blancas. Se combatirán con una solución de una parte de jabón líquido y una parte de agua que rociaremos en la parte superior e inferior de las hojas.

    flor gardenia
    foto: pinterest

Espero que la bellísima y fragante flor Gardenia os haya conquistado y si os apetece llenar vuestro hoar de flores blancas y una fragancia mejor aún que el de las Gardenias, os aconsejamos nuestro ramo Floresfrescas lujo 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *