La pequeña Anémona

Conocida como la hija del viento, la Anémona es una pequeña flor cargada de simbolismo y de una belleza fresca y delicada.

Anémona
Foto: Flores Frescas

Un poco de información general

La Anémona, o Anemone, es un género con unas 120 especies de plantas, de la familia de las Ranunculaceae.

Las Anémonas crecen en forma silvestre en muchos países europeos, en América del Norte y Japón.

Algunas especies guardan un gran parecido con las Amapolas.

Es una planta tuberosa que nos ofrece pequeñas flores, con formas y colores muy variados, que son muy estimadas por los paisajistas.

Las Anémonas  se utilizan con frecuencia en el diseño de jardines y para formar espectaculares praderas de flores que nos ofrecerán una imagen bellísima y relajante.

 La simbología

En el lenguaje de las flores, la Anémona simboliza  un amor intenso pero que es frágil, momentáneo o que se encuentra amenazado.

En su nota más negativa, la Anémona flor representa desvanecimiento y también un sentimiento de haber sido abandonado.

En su nota más positiva, simboliza la anticipación.

Anémona
Foto: Pinterest

A la Anémona se le atribuye el atraer la suerte y el proteger a las personas contra el mal.                        

Algo de mitología

Según la mitología griega, la Anémona nació de la sangre que manó de un costado de Adonis cuando murió tras el ataque de un jabalí.

Para los helénicos el nombre significa “flor del viento”.

Los egipcios representaban en sus jeroglíficos  la forma de Anémona.

Y una leyenda

Al igual que sucede con otras plantas, la Anémona tiene su propia leyenda que, mágicamente, la dota de un matiz que la hace ser más hermosa y romántica.

La leyenda nos sitúa en el jardín de la Ninfa de las flores, llamada Cloris. Céfiro, el Espíritu del Viento de Occidente, estaba enamorado de ella y acudía al jardín con frecuencia. Pero la Ninfa se reía de él.

En ese jardín vivían también otras ninfas. Una de ellas se llamaba Anémona y era una joven hermosa, pura, dulce  y más joven que Cloris.

Céfiro comenzó a sentirse interesado por ella y, cuando se percató de ello, Cloris  sintió celos. La expulsó del Jardín al bosque, para que muriera o la mataran las bestias que vivían en él.

Caminando por el bosque, Céfiro encontró a Anémona malherida y a punto de morir. Recogió su cuerpo y la  protegió con extrema delicadeza, convirtiéndola en una flor blanca que crece al pie de los árboles cuando florece la primavera.

Anémona
Foto: Pinterest

Es así como la Anémona significa el amor puro de dos personas que se quisieron pero no pudieron estar juntas.

Una superstición

Algunos supersticiosos mantienen que para conservar el amor y la amistad y conseguir nuevos amigos hay que escribir la palabra Mehoh sobre un pergamino con el jugo extraído de los pétalos de las Anémonas macerados en alcohol. Este documento debe llevarse encima y renovarse al cabo de un año.

También hay quien atribuye propiedades esotéricas a estas flores porque dicen que favorecen la intuición y comunican con el mundo de los espíritus.

Anémona
Foto: Pinterest

Una flor con “aires” franceses

A finales del siglo XVII el botánico francés Bachelier llevó a Francia, a la vuelta de un viaje a Constantinopla, las primeras semillas de Anémonas.

En su propio jardín, cultivó sus flores sin compartir con nadie  su descubrimiento. Pero, una persona de la Corte que estaba de visita en su casa, robó unas semillas.

Rápidamente la Anémona cautivó a la Corte y, en distintas provincias y distritos de Francia, se comienzan a cultivar híbridos de esta flor.

Las Anémonas como flores cortadas

Anémonas
Foto: Flores Frescas

Os aseguro que las Anémonas son unas flores maravillosas para tener en un jarrón en casa. Tanto si están ellas solas como si forman parte de un arreglo floral junto con otras variedades florales, su presencia marca profundamente la estancia con su marcada  personalidad.

Es cierto que son unas flores algo delicadas pero que merece mucho la pena tener cerca. Para que duren bonitas más tiempo es importante tener en cuenta:

  • Antes de ponerlas en un jarrón, debemos cortar un poco los tallos, en forma diagonal. Así facilitaremos que las flores beben agua adecuadamente.
  • Hay que lavar el jarrón para eliminar restos de suciedad o de polvo.
  • Añadiremos agua fresca del grifo, que no esté demasiado fría.
  • Hay que evitar que se queden sumergidas las hojas verdes de los tallos para evitar que se pudran y estropeen el agua del jarrón.
  • Cada dos días, más o menos, tenemos que cambiar el agua, aclarar bien el jarrón y cortar de nuevo los tallos, tal y como hemos indicado antes.
  • Es importante que situemos las Anémona lejos de cualquier fuente de calor.
  • También hay que alejarla de las ventanas por cuyos cristales pasan los rayos del sol, incidiendo sobre ella.

 Las Anémonas en los ramos de novia

Anémonas
Foto: Pinterest

A pesar de la simbología que hemos visto, que hace referencia a un amor inestable, os aseguro que las Anémonas  quedan ideales en los ramos de flores de novias.

Ósea que, para las que no son supersticiosas, os las recomiendo un montón. Quedaréis encantadas con el aire romántico que aportan.                          

Su uso en los jardines

La mayoría de las especies del género Anémona se utilizan mucho en los jardines, especialmente en los jardines paisajistas. Formando unas praderas bellísimas, estas flores llaman poderosamente la atención.

Destacan también por la imagen espectacular que nos ofrece la gama de colores como el azul, naranja, escarlata, carmesí, púrpura o blanco.

Entre  las más conocidas podemos encontrar la  Anémona Coronaria, a menudo  llamada Anémona Amapola, por el parecido de la flor con la Amapola.

La planta

Además de como flor cortada, las Anémonas se dan muy bien en macetas que podremos tener en el balcón, la terraza o en el jardín, incluso en invierno.

No obstante, si vivimos en un lugar con inviernos fríos, conviene proteger la planta de las heladas y de las temperaturas extremas. Si tenemos la planta en el jardín, debemos  procurar que el suelo esté bien drenado

Anémonas
Foto: Pinterest

La época de plantar los bulbos comienza en Octubre y termina en Enero y veremos brotar las flores en primavera y a finales del verano.

Recomendaciones para el cultivo
Veamos los pasos a seguir para llevar a buen término el cultivo de la Anémona:

  • Conviene sembrar en un suelo que sea arcilloso, que esté enriquecido con abono bien descompuesto.
  • Es conveniente que esté en un lugar desde semisombra a umbrío y donde reciba luz solar directa durante la mañana.
  • En lo que se refiere a la temperatura, hay que tener en cuenta que, si hay heladas fuertes, debemos cubrirla.
  • La planta se va a desarrollar mejor en una atmósfera húmeda.
  • Cuando sembremos, a mediados del otoño, hay que enterrar los bulbos a unos 5 centímetros de profundidad.
  • Se puede plantar tanto en la tierra del jardín como en maceta. En este último caso, podremos meterla en casa cuando la planta comience a florecer.
  • El riego: Es recomendable regar frecuentemente, pero no abundantemente. Lo ideal es regar a diario para mantener el suelo constantemente fresco, pero no demasiado mojado. La tierra no debe llegar a secarse nunca.
  • Pasados unos años, conviene reemplazar los bulbos, ya que tienden a debilitarse.
  • La Anémona es una planta bastante resistente a las plagas y a las enfermedades, con excepción de los pulgones y los caracoles.

 Las variedades más populares

Entre las Anémonas más conocidas podemos citar:

  • Anémona japonesa, que florece en otoño.
  • Anémona amarilla de madera. También conocida como el Buttercup Anémona, es una planta que tiene unas flores ligeramente más pequeñas, con un precioso color amarillo. En medicina, se utiliza para combatir los calambres, los dolores menstruales y la angustia emocional.
  • Anémona Rue, es una especie en peligro de extinción.
  • La Anémona Nemorosa. Es una planta venenosa para los seres humanos.
Anémonas
Foto: iStock

Espero que la bella flor de Anémona os haga disfrutar con su romántica presencia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *