Las plantas medicinales

El interesante y extenso mundo de las plantas medicinales va a ser nuestro tema de hoy. Espero compartir información con todos vosotros y que os resulte interesante y ameno.

plantas medicinales
Foto: Panorama

 

Información genérica

Las plantas medicinales se utilizan como tratamiento de determinadas afecciones.

La parte de la planta que se utiliza recibe el nombre de droga vegetal. Para poder ser utilizada y consumida, se presenta de diferentes formas, como por ejemplo en forma de cápsulas, de cremas, de infusiones, de jarabes, etc.

El inicio

Utilizar diferentes remedios de origen vegetal es tan antiguo como el hombre prehistórico. Fue una de las formas más extendidas en todas las culturas de ejercer la medicina que, en algunas ocasiones, estaba ligada a creencias sobrenaturales.

Hay dos teorías acerca del uso de las plantas medicinales:

  • La primera de ellas se basa en el deseo de sanar que, desde siempre, ha tenido el hombre y que le ha llevado a buscar los preparados que le proporcionen una mayor salud. Posiblemente, la única manera de comprobar si las diferentes especies eran comestibles o venenosas era probarlas en su propio cuerpo. Observar los efectos que se producían como por ejemplo el dolor, el sudor y otros, era la forma de saber cuáles especies eran o no sanadoras.
  • La segunda teoría es la que se basa en que, posiblemente, el hecho de encontrar especies que mejoraban la salud fue fruto de la casualidad. Así es como el hombre encontró algún alimento o alguna hierba que pudieran sanar las diferentes dolencias.

Se dice que fue un soldado español quien descubrió que la quinina podía curar las fiebres intermitentes. ¿Cómo lo hizo? Pues, sencillamente, bebiendo agua de un charco en la que se había caído una rama de un árbol llamado chinchona, Su fiebre bajó al poco tiempo.

Por otro lado, se atribuye a los egipcios la utilización de los principios de las plantas medicinales.

plantas medicinales
Foto: Pinterest

La actualidad

La industria farmacéutica, basándose en conocimientos científicos, ha llevado a cabo la síntesis y la elaboración de algunas moléculas farmacológicas análogas a las que están presentes en ciertas especies vegetales.

También se han encontrado esta clase de moléculas en unas cuantas  especies vegetales que tradicionalmente se han usado como plantas medicinales.

Es interesante saber que muchos de los fármacos que utilizamos en la actualidad, como la aspirina, replican sintéticamente o aíslan los principios activos de moléculas iguales presentes en remedios vegetales que se usan, incluso, desde las épocas prehistóricas.

Más información

Muy pocas veces el valor medicinal se encuentra en todas las partes de la planta.

Normalmente, los compuestos que resultan útiles se concentran en alguna de sus partes como por ejemplo en las semillas, las hojas, las flores,  las cortezas o en las raíces.

La forma de aplicación también varía. Lo más habitual es el uso de infusiones en las que el principio activo se disuelve en el agua  cuando se produce la cocción. Algunas de las plantas que se utilizan de esta manera son la tila, la manzanilla, etc.

plantas medicinales
Foto: Dietistas nutricionistas

Sin embargo, hay otras plantas medicinales que se preparan en tinturas, otras que se comen, se inhala el humo que resulta de su combustión o que se aplican de forma tópica como emplastos o cataplasmas.

El consumo responsable

El consumo de plantas medicinales, así como de sus productos derivados,  requiere que seamos responsables y que tengamos mucho cuidado. Sólo de esta manera podremos garantizar el éxito del tratamiento.

No pensemos que los mejores resultados se van a obtener siempre  con el uso de plantas más frescas o con las preparaciones que nos hagamos en casa.

Y, por supuesto, y cómo no nos cansamos de decir, solamente podemos consumir plantas medicinales bajo la supervisión de un médico o de un experto en la materia. Por el contrario, hacer extractos de plantas procesadas nos va a permitir obtener más principios activos.

plantas medicinales
Foto: pinterest                                 

Las plantas medicinales y su uso. Su preparación y administración.

Veamos algunos ejemplos de cómo preparar y administrar algunas plantas medicinales:

1-      El cocimiento

Con este método, se hierven las plantas naturales, durante unos 5 minutos, y luego se filtra. Tenemos que asegurarnos de que el calor no afecte o destruya los principios activos.

Esta forma de preparación es adecuada, en general, para las partes duras de la planta como por ejemplo el tronco, la semilla, la corteza o las raíces.

2-      La compresa

Es una preparación que se asemeja a la cataplasma, pero, en lugar de aplicar la planta directamente, se usa una extracción acuosa aplicada a un paño o una toalla.

Estas compresas, si son calientes, se aplican en caso de inflamaciones y de abscesos. Si son frías, se utilizan para tratar los casos de cefalea o de conjuntivitis.

3-      La ensalada

Es una forma de consumir directamente las  hierbas medicinales sin que se haya producido ninguna modificación ni transformación a causa de un procesamiento previo.

Hay que lavar bien y desinfectar aquellas partes de la planta que pensemos comer.

No hace falta que os diga la enorme diversidad de ensaladas que podemos hacer. Pues a todas ellas las podemos añadir unas cuantas hierbas medicinales.

plantas medicinales
Foto: Binipatía e higienismo

4-      El extracto

Otra manera de obtener los principios activos de las plantas medicinales es a través del  proceso de extracción llamado “sólido-liquido”. Este proceso consta de tres etapas:

a-      La penetración del disolvente en los tejidos de los vegetales

b-      La disolución de las sustancias extraíbles

c-      La difusión de las sustancias extraíbles que están disueltas fuera de la célula vegetal

La maceración es la forma de extracción más frecuente. También se puede procesar la extracción a través de métodos que involucran el ultrasonido.

5-      El gargarismo o enjuague

Consiste en la aplicación de un líquido a la cavidad bucal que pretende lograr la acción local en la boca y/o garganta para limpiar las secreciones, las bacterias y otras impurezas.

Se puede usar para prevenir infecciones bucales o respiratorias.

Lo más habitual es aplicarse una infusión, un cocimiento o un jugo de la planta.

6-      La infusión

Es la forma de preparar las plantas curativas que resulta más frecuente y sencilla. Como todos sabemos, consiste en poner en agua hirviendo las partes de las plantas, durante unos minutos, y dejar que luego se enfríe.

Como no se usa calor directo, se garantiza que las partes de la planta que se utilizan  no se deterioran.

Lo más habitual es utilizar las partes blandas de las plantas, como por ejemplo las hojas y las flores.

plantas medicinales
Foto: Remedios medicinales                                                                                     

7-      El jarabe

El jarabe se prepara mediante la extracción con agua de los componentes activos de las plantas medicinales  y, posteriormente, disolviendo  en ésta una gran cantidad de azúcar o miel, que actúan como preservantes.

La preparación comienza de la misma manera que una infusión, pero hay que dejarla  reposar algunas horas. Luego se filtra el líquido, se agrega el azúcar o la miel, se diluye y se lleva a hervir durante algunos minutos para coagular las sustancias albuminosas. Por último, se cuela y se guarda en una botella o en un frasco, se pone una etiqueta y se guarda en lugar limpio y protegido del calor y de la luz.

El jarabe se conserva en buenas condiciones durante períodos largos.

8-      El jugo

Se obtiene al exprimir o al licuar las plantas frescas o sus frutos. En casos como los de los tubérculos o las raíces, es recomendable que los pongamos en remojo durante unas 8-12 horas antes de exprimirlos.

9-      Los lavados

Consiste en aplicar las infusiones, los cocimientos o las tinturas diluidas con el fin de  tratar, de forma tópica, determinadas  afecciones externas y bien localizadas tales como heridas, úlceras, llagas, hemorroides, etc.

10-  La lavativa o enema

Algo que a nadie gusta, el enema consiste en la aplicación de un determinado preparado mediante su introducción a través del ano. Se aplica preferiblemente en ayunas y el paciente ha de estar acostado durante la aplicación.

11-  Los polvos

Se obtienen por la pulverización de la planta seca. El material utilizado puede ser triturado y tamizado varias veces  hasta que se alcanza el tamaño deseado de las partículas.

Los polvos vegetales son bastante fáciles de manejar, así como de formular y de acondicionar en los preparados fitofarmacéuticos, a través del mezclado, del encapsulado y de la compresión.

Se puede aumentar la absorción diluyendo los polvos en líquidos o, también, mezclándolos en alimentos sólidos.

12-  Los preparados fitofarmacéuticos

Los extractos que se obtienen  industrialmente han de reunir, por lo menos, cinco aspectos:

  • La materia médica donde se encuentran los principios activos debe ser adecuadamente molida.
  • La extracción debe efectuarse con el disolvente adecuado.
  • Puede extraerse por maceración o percolación.
  • La concentración debe ser por un método que no afecte el principio activo.
  • Algunas drogas requieren de tratamientos preliminares antes de usarse.

Con los extractos procesados se pueden hacer los  preparados fitofarmacéuticos que son más fáciles de dosificar:

  • De formas sólidas, como las tabletas, las grageas, las tabletas efervescentes, etc.
  • De formas líquidas, como los jarabes, las gotas, las soluciones, etc.
  • De formas para uso local, como las cremas ungüentos, los geles, las pomadas, los colirios y los supositorios.

    plantas medicinales
    Foto: Hogarmanía

13-   Los vapores

Los vapores que emiten algunas plantas medicinales, por la acción del calor, se usan para tratar las afecciones de la garganta y de las vías respiratorias

Los beneficios de algunas plantas medicinales

 Veamos tres ejemplos de plantas y sus beneficios.

  • El Cardamomo:

 Muy utilizado en la cocina asiática e hindú, ayuda a  estimular la digestión ya a que los intestinos digieran la comida a una velocidad adecuada.

El cardamomo asegura que los nutrientes sean efectivamente digeridos en la digestión a fin de mantener un peso adecuado.

Si tenemos el ácido estomacal demasiado alto, es aconsejable consumir cardamomo en bebidas como café o té para reducir sus niveles.

  • El Cilantro:

El cilantro es rico en nutrientes esenciales que ayudan a mejorar los procesos metabólicos y a mantenerse bien nutrido.

Contiene altas cantidades de vitaminas y posee propiedades anti-inflamatorias y anti-oxidantes.

Se puede añadir cilantro a cualquier receta de salsa, a las vinagretas, aderezos o, simplemente, para añadir un toque de sabor a una comida.

plantas medicinales
Foto: Dimebeneficios

 

  • El Jengibre:

El jengibre destaca por ser un poderoso digestivo y una hierba anti-microbiana.

Su raíz es excelente para ayudar a hacer una correcta digestión y para mantener un tono metabólico correcto y equilibrado.

Tradicionalmente, el jengibre se ha utilizado para tratar la artritis, los dolores musculares crónicos y las complicaciones alérgicas.

Para obtener todos sus beneficios, es recomendable cocinarlo en agua hirviendo con un toque de limón y consumirlo en forma de té. También se puede utilizar crudo cortado muy fino.

En fin, como podéis ver, esto de las plantas medicinales es un mundo apasionante del que hay mucho que leer y poder aprender;)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *