Las flores silvestres

Hoy hablaremos de esas encantadoras y variopintas flores que cubren de color los campos. Son las flores silvestres que, espontáneamente, componen los más bellos escenarios que se inmortalizan en nuestra memoria.

campo de flores silvestres
Foto: todofondos

Nuestro ramo de flores silvestres

El verano va llegando a su fin, y nuestra página web comienza a teñirse con colores otoñales. Uno de los productos que hemos diseñado para esta temporada es Capazo de flores silvestres. Un precioso arreglo de flores silvestres de temporada acompañadas de los más exquisitos verdes que forman un ramo campestre presentado en un capazo de esparto.

capazo de flores silvestres de floresfrescas
Foto: floresfrescas

Si quereis comprar flores silvestres éste es vuestro producto. Además, si en vuestra boda os apetece lucir  un ramo diferente, nuestros maestros floristas diseñan algunos de los ramos de novia silvestres más ideales.

¿Qué es una flor silvestre? ¿A qué se debe su presencia en la naturaleza?

¿Cómo se puede distinguir entre una flor silvestre y una flor cultivada de entre los millares de flores que existen en el mundo? Muy sencillo, la primera es aquella que crece sin la intervención del hombre.

Las flores silvestres no solo aportan color y belleza a los campos, sino que tienen una finalidad en sí mismas: producir semillas que cumplan el ciclo vital de la reproducción.  De esta manera se pretende preservar las especies que fueron erradicadas de su hábitat natural a causa del desarrollo de los centros urbanos.

Es por ese motivo por lo que su estructura está concebida para atraer a los insectos, a las aves e, incluso, a los murciélagos que llevaran a cabo la necesaria polinización.

flor silvestre y animal
Foto: univision

Las mariposas y los pájaros cantores, son los encargados de buscar aquellas flores silvestres que proporcionan una buena fuente de alimento para estas especies aladas.

Algunas de estas semillas son unas fantásticas viajeras, siendo capaces de completar extensísimas travesías tanto por aire como por medios acuáticos. Sin embargo, la mayoría de ellas tienen sus propias limitaciones naturales ya que fueron concebidas para crecer únicamente en zonas concretas.

Algunas semillas son tan finas como el polvo, lo que las capacita para viajar muchos kilómetros, trasladadas  por el viento. Otras que, como el Diente de León, tienen una especie de paracaídas integrado en su estructura, tan solo son capaces de recorrer unos cientos de metros.

Algunos ejemplos de flores silvestres

Veamos una pequeña muestra de algunas de las flores silvestres que nos podremos encontrar si, en primavera, nos damos un paseo por el campo:

  • La Malva común o Malva Sylvestris:

Por su color, sus flores se utilizan tradicionalmente para tintar.

Antiguamente se utilizaban estas flores silvestres para aliviar las dolencias respiratorias tales como el asma, la bronquitis o la tos.

Como su nombre indica, es de color malva y cuenta con 5 pétalos en forma de corazón.

  • La Amapola o Papaver Rhoeas L.:

Preciosa flor silvestre que llena de color rojo intenso nuestros campos y cuyos pétalos secos se pueden utilizar para elaborar ensaladas y otros platos de cocina.

flor silvestre roja
Foto: elherbolario

Cuenta con  propiedades medicinales sedantes, por lo que también se la conoce como adormidera. En pequeñas cantidades, ayudan a combatir los problemas de insomnio, de ansiedad y de nerviosismo.

De alguna de sus variedades se extrae el látex de opio con el que se elabora la morfina y la heroína de uso legal, pero también comercio ilegal.

  • La Colza o Brassica napus:

Lamentable y tristemente, fue famosa en España cuando, en el año 1981 intoxico y causó la muerte de muchas personas que consumieron su aceite, que contenía restos de pesticidas muy tóxicos para el organismo humano.

A pesar de este tristísimo suceso, la colza es una planta que, en primavera, invade los campos con su alegre color amarillo.

campo de flor silvestre amarilla
Foto: flickr

De alguna variedad de colza se obtiene aceite que se utiliza, sobre todo, para alimentar a los animales. Para ello, es indispensable llevar a cabo una elaboración responsable puesto que algunas variedades, muy difíciles de distinguir, son tóxicas si se consumen en grandes cantidades.

  • El Diente de león o Taraxacum officinale:

¿Quién no ha soplado alguna vez una de estas flores silvestres para que echaran a volar todas sus pequeñas semillas?

Para otros menesteres, se utiliza para aliviar los problemas derivados de la retención de líquidos y para ayudar al organismo a depurarse.

diente de león flor silvestre
Foto: megalindas

A pesar de que estas flores silvestres son de color naranja, cuando se secan adquieren esa peculiar forma de “bola de nieve”.

  • El Hisopo o Hyssopus officinalis:

Es una planta a la que se puede confundir muy fácilmente con la Lavanda y con la Lavándula o Cantueso por la similitud de sus flores de color lila y dispuestas en espigas. Cuenta con un olor muy agradable, pero con un sabor amargo. Su aceite esencial se utiliza para aliviar problemas respiratorios.

  • La Jara o Cistus ladanifer:

Es un arbusto conocido también como estepa. Sus hojas son pegajosas y están recubiertas de un aceite oloroso llamado ládano. Sus flores son blancas o rosas.

Antiguamente se utilizaba para aliviar la tos y los dolores reumáticos.

flores silvestres mixtas
Foto: onocrotalo
  • La Retama de olor o Spartium junceum:

Es un arbusto muy abundante en la península Ibérica y en las islas Canarias. Debido a que contiene alcaloides, que actúan sobre el sistema nervioso, puede resultar muy potente y tóxica.

Estas flores silvestres, de color amarillo, crecen en espiga.

  • La Verónica o Veronica officinalis L.:

Es una flor silvestre muy común en nuestros campos en primavera y en verano.

Se puede confundir con la malva por el color, aunque es mucho más pequeña y se dispone en ramilletes.

Es una planta trepadora y amante del sol.

Se utilizaba para el alivio de las indigestiones y de los problemas intestinales, así como para evitar el estreñimiento.

  • La Lavanda, la Lavándula, el Espliego o Lavandula officinalis:

Por todos conocida, la lavanda es una flor tremendamente aromática y muy decorativa.

Su aceite esencial se utiliza para relajar el sistema nervioso y también para aliviar los dolores musculares o la tos.

 flor silvestre amarilla
Foto: aromaflora

Antiguamente, y para aliviar el insomnio, se colocaban unas flores de lavanda dentro de la almohada.

Con la Lavanda podréis hacer un bonito ramo de flores silvestres que, además, perfumará la casa con su agradable aroma.

  • La Bolsa de pastor o Capsella bursa-pastoris:

Esta planta recibe este nombre por la forma de su fruto, el cual se asemeja al zurrón de un pastor.

Su aceite esencial se puede utilizar para bajar la tensión, como diurético así como para curar algunas heridas, en forma de ungüento o pomada.

Sus flores son muy pequeñitas y sus pétalos tienen forma de corazón blanco.

  • El Tomillo o Thymus vulgaris:

Es una planta silvestre muy parecida al romero. Muy aromática, es utilizada en cocina.

Posee propiedades broncodilatadoras y su aceite esencial es utilizado para aliviar algunos problemas digestivos y cólicos.

  • El Romero o Rosmarinus officinalis L., Rocío de mar:

Es una de las plantas medicinales que cuenta con más propiedades, entre las que destacan la de estimular la circulación sanguínea, la de recuperar el tono muscular, la de ser antioxidante y anti inflamatorio.

  • La Viborera o Echium vulgare:

Es una planta que encontramos muy frecuentemente en caminos, descampados y bordes de las carreteras. Por esta ubicación, es probable que contenga grandes cantidades de residuos orgánicos.

viborera en planta
Foto: auntiedogmasgardenspot

Su nombre se debe al parecido que presenta su flor con la cabeza de una víbora, puesto que sus estambres sobresalen como si fuese la lengua de una serpiente.

Esta flor silvestre es muy apreciada en apicultura para la producción de miel, ya que gusta mucho a las abejas porque permite la producción de gran cantidad de néctar.

Su infusión se puede utilizar para hacer gárgaras en casos de faringitis y dolor de garganta.

La evolución de las plantas silvestres

Las plantas silvestres tienen mayor capacidad para adaptarse al medio así como una mayor vitalidad y calidad biológica que las plantas de cultivo. Esto se debe al hecho de que no han sido modificadas por el hombre para su aprovechamiento.

Generalmente, tanto las plantas comestibles, como las medicinales o las cultivadas tienen su particular equivalente en versión silvestre, salvo si éste se ha extinguido por la destrucción de su hábitat o entorno.

Las plantas silvestres se utilizan para conseguir posibles medicamentos. Llegar hasta donde se encuentran las más salvajes o las más desconocidas ha sido posible, en parte, gracias a los relatos de los pueblos nativos, los curanderos, etc.

flores silvestres
Foto: youtube

La lista de plantas silvestres que se puede hacer es muy extensa. No obstante, hay muchas de ellas que, en la actualidad, son consideradas malas hierbas a pesar de que fueron cultivadas para la alimentación de las algunas poblaciones.

Hay que tener presente que, en sus comienzos, la sociedad fue cazadora y recolectora. Los recolectores no tenían a su alcance grandes campos de maíz o trigo, sino que, por el contrario, debían buscar entre los arbustos, las hierbas, los árboles y los frutos de mejor calidad, que fueran aptos para su consumo.

¡Mucho cuidado con algunas plantas silvestres!

No debemos olvidar que el principal objetivo de cualquier ser vivo es defenderse de una posible depredación para evitar su extinción. Por este motivo, es importante que sepamos que estas plantas pueden formar venenos poderosos, al mismo tiempo que determinadas armas físicas como por ejemplo aguijones o espinas.

Ante la duda de si una especie silvestre es comestible o no, debemos olvidarnos de ella.

Desde luego, es indispensable que protejamos a los niños de posibles intoxicaciones, sobre todo en las típicas excursiones por el campo. En muchas ocasiones, el veneno se encuentra en las zonas más visibles de la planta.

Lo ideal es que en nuestros viajes a lugares en los que estaremos en pleno contacto con la naturaleza, llevemos libros con buenas imágenes. Así nos será más fácil reconocer las plantas silvestres.

Veamos algunas orientaciones que nos pueden ser de interés:

  • Aquellas plantas que huelen a almendras suelen tener cianuro, veneno muy potente que todos conocemos.
  • Conviene que abramos y olamos el fruto, las hojas y los tallos verdes para poder reconocer ese aroma.
  • También puede aparecer en las hojas que están marchitas de plantas que son comestibles.
  • Siempre debemos buscar en los elementos frescos y verdes.
  • En general, hay que evitar las plantas que tengan una savia lechosa.

Plantas silvestres en un jardín

Si queremos colocar plantas silvestres en nuestro jardín, debemos tener en cuenta sus requerimientos ecológicos. A pesar de que son más fuertes que las plantas cultivadas, éstas ya están adaptadas para sobrevivir en los ambientes propios de las ciudades, gracias a la intervención del hombre.

jardín de campos silvestres
Foto: decorar-casas

También debemos tener presente que estamos cambiando de hábitat de la planta y que, por lo tanto, puede traer consigo sus propias plagas y enfermedades, que atacarán al resto de los componentes de nuestro jardín.

Así pues, para colocar plantas silvestres no basta con que nos detengamos solo en su belleza, sino que también hay que tener en cuenta el mantenimiento que van a requerir así como sus posibles interacciones con los otros elementos que componen el jardín.

Flores silvestres que se pueden convertir en mala hierba

Se puede decir que una mala hierba es cualquier planta que llega a ser abundante allí donde no se desea.

Sin embargo, hay muchas plantas, catalogadas como mala hierba, que no podrían sobrevivir si no existieran determinados hábitats que ha creado el hombre.

Algunas de las especies introducidas consiguen invadir el hábitat de plantas nativas u originarias que son menos agresivas y logran cambiar por completo el entorno. Es así como dejan de ser unas simples flores silvestres naturalizadas y se convierten una temida e invasiva mala hierba.

Esto es lo que sucede, más o menos, en un huerto o en un jardín:

La tierra que no tiene vegetación es muy sensible a la erosión a causa de la acción del viento y del agua. Demás, cualquier terreno contiene muchas semillas de una gran variedad de plantas, que se encuentra en estado latente, que están esparcidas en los primeros tres centímetros de su superficie.

jardines de flores silvestres
Foto: leroymerlin

Cuando eliminamos la vegetación, la mala hierba tiene vía libre para crecer con facilidad y rápidamente, sencillamente porque “está programada” para detener la erosión.

Espero que disfrutarais de esta entrada a nuestro blog y os animos a comprar nuestro Capazo de Flor Silvestre, segurísimo que va a alegrar la vida a la persona que lo reciba.

 

cesta con flores silvestres de floresfrescas
Foto: floresfrescas

Segurísimo que le va a alegrar la vida a la persona que lo reciba.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *