Un ramo de Girasoles para todos

Esta semana, hacerse con un precioso ramo de Girasoles es facilísimo. No queremos que os quedéis sin ellos y por eso los hemos convertido en las estrellas de nuestra floristería.

ramo de girasoles en cubo
Foto: Girasoles de floresfrescas                  

Estamos en plena época del Girasol y, por supuesto, no puede dejar de ser una de nuestras Flores de la semana. Ya sabéis, cada semana ofrecemos las flores que se dan en las diferentes temporada al mejor precio. Por supuestísimo, son las más frescas y preciosas del momento.

Ya sabéis que desde este  blog nos gusta compartir con todos vosotros muchas y diversas informaciones sobre flores y plantas. Y esperamos que, aunque sea modestamente, contribuyamos a despertar vuestro interés por todas ellas.

ramo de girasoles a modo de cuadro de floresfrescas
Foto: Girasoles de floresfrescas

Una cuanta información sobre la flor Girasol:

Aunque todos conocemos su nombre más común, Girasol, también tiene otros como calom, maravilla o mirasol.
Su nombre científico es Helianthus annuus que proviene del griego helios, que significa sol, y anthos, que significa flor. Por lo que está claro que estamos ante la Flor del Sol. Seguro que este sugerente nombre forma parte del secreto de esa misteriosa atracción que provoca.
Pertenecen a la familia de las Asteraceas y la planta es originaria del continente americano, en concreto de Norteamérica y América Central. Ésta puede llegar a alcanzar más de tres metros de altura, está poco ramificada y tiene un tallo grueso, erecto y macizo.
Se cultiva para uso alimentario, para la producción de aceite y, por supuesto, ornamental. Seguro que no hace falta que os cuente lo maravillosamente que adornan cualquier rincón con su sola presencia.

ramo de girasoles en el suelo de floresfrescas
Foto: Girasoles de floresfrescas

Una flor de hace muchos, muchos años

El primer cultivo de las flores Girasoles se remonta allá por el año 1000 a.C. También hay información que las sitúa en México en el 2600 a.C.
Los aztecas y los otomíes, en México y los incas, en Perú, utilizaron al girasol como símbolo que representaba a la deidad del sol.
Fue en Perú donde Pizarro se topó con esta flor por primera vez y sus semillas fueron llevadas por los españoles hasta Europa  a comienzos del siglo XVI. Desde allí, se extendió rápidamente por todo el mundo.

¿Conoces el mensaje que transmiten los Girasoles?

Amor profundo, es el primero de ellos. La fidelidad y la amistad incondicional están representadas en ellos cómo en ninguna otra flor.
Fijaros las cosas tan preciosas que transmitiréis al comprar Girasoles y regalárselos a alguien.

¿Por qué gira el Girasol?,  ¿Cómo lo hace?

¿Sabéis por qué se llama Girasol? Muy sencillo, porque la flor gira en función de cual sea la posición del sol. Este fenómeno recibe el nombre de heliotropismo.
Otro de los nombres con los que se  conoce al Girasol es Mirasol. Éste hace referencia a que es un heliotropismo positivo (llamado fototropismo) que quiere decir que gira hacia la luz.
Y, os preguntaréis ¿cómo es posible qué el Girasol pueda girar? Pues es gracias a unas hormonas vegetales que favorecen un mayor crecimiento de los tejidos en un sentido, facilitando así el giro.

girasol al sol
Foto: pinterest

Por  la mañana, el Girasol mirará al este que es por donde sale el sol y, según va transcurriendo el día va girando como si lo “siguiera” hasta que, finalmente, se queda fijo mirando al oeste cuando se produce el atardecer.
Por la noche vuelve a su posición original. Esta especie de baile se repite cada día, pero solamente cuando la planta es joven. Cuando alcanza la madurez, permanece  fija mirando hacia el este.

Una breve descripción

Los Girasoles pertenecen a la familia de las compuestas, lo que significa que tiene sus flores agrupadas en lo que se conoce como capítulo floral. Por eso, aunque nos parezca que es una única flor, en realidad lo que vemos es una inflorescencia, de unos 10 a 30 cm de diámetro, que está  formada por muchas flores diminutas.
Este capítulo floral tiene, en su parte dorsal, una serie de brácteas de color verde como el tallo y que asemejan a un cáliz. En su parte externa se sitúan lo que parecen ser los pétalos de color amarillo. En realidad se llaman lígulas o flores liguladas y su función es la de atraer a los insectos para poner en marcha la reproducción de la planta. Aquellas flores que son fecundadas dan lugar a unos frutos oleaginosos que no son otros que las conocidísimas pipas.

girasol al natural
Foto: pinterest

Aprovechamiento del Girasol

De todos es conocido que del Girasol se obtiene aceite que se puede utilizar para cocinar y que, aunque no posee las propiedades del aceite de oliva, tiene hasta 4 veces más vitamina E natural. Más de un 50% del fruto contiene este aceite.
También se utiliza este aceite para producir biodiésel. Además, el tallo posee una fibra que es apta para la fabricación de papel, y las hojas son alimento para el ganado.

Requisitos necesarios para plantar Girasoles

 Veamos los pasos a seguir:
1- Elegir la variedad
Lo primero es elegir una variedad que se adapte bien al tamaño de nuestro jardín.
Esto es importante porque la mayoría de las variedades pueden superar el metro de altura, pero también existen otras que se mantienen por debajo de esa medida. Para no llevarnos un susto, lo mejor es preguntar en nuestro vivero de confianza y que nos aconsejen al respecto.
2- Elegir la ubicación más adecuada
Hay que tener en cuenta que la ubicación de los Girasoles es decisiva para su evolución. Por ejemplo, es fundamental que estén en un lugar donde reciban  de pleno el sol pero también en el que estén protegidos del viento.
Esto nos indica que plantar las semillas junto a una valla o pegadas a una casa, es una buena idea.

campo de girasoles
Foto: elblogdeinmas

3- ¿Cómo debe ser el suelo?
A los Girasoles les gusta estar en suelos un poco ácidos (con un pH de entre 6,0 y 7,5).
No obstante,  son bastante resistentes y pueden crecer sin problema en varios tipos de suelo.
Lo único necesario es enriquecer el suelo con abono si el pH está por debajo de 7,5, o bien añadir sulfuro granulado si se sitúa por debajo.
También debemos tener en cuenta que debe contar con un buen drenaje ya que uno de los enemigos de los Girasoles son los suelos inundados.
Es ideal que, a la hora de plantar, el suelo esté caliente. De ahí que el verano sea un buen momento.
Manos a la obra
Si cumplimos las premisas anteriores, habrá  llegado el momento de plantar. Lo haremos así:

  • Hay que aflojar la tierra sirviéndonos de las manos para que quede suelta.
  • Cavar hoyos de unos dos centímetros y medio de profundidad. Distanciarlos entre si  unos sesenta centímetros. La distancia aumenta a un metro o metro y medio si es que estamos plantando hileras. Tened siempre en cuenta que los girasoles necesitan mucho espacio para crecer adecuadamente.
  • Poner unas cuantas semillas de Girasol en cada hoyo. Cubrir con tierra.
  • Dado que los girasoles son plantas anuales (crecen solamente una vez al año), si diferimos la plantación nos aseguramos de tener flores durante más tiempo.

Así se riegan y se abonan

Cuando hayamos plantado las semillas, debemos añadir una capa fina de fertilizante orgánico, o bien, mezclarlo con la tierra que hemos removido.
Es necesario que reguemos abundantemente después de plantar y fertilizar. Luego, habrá que regar cada dos días.

mariposa en girasol
Foto: pinterest

¿Cuándo tendremos las flores?

Pues, si todo se desarrolla normalmente,  podremos disfrutar de ellas dos o tres meses después de la plantación, más o menos.

Llega el momento más esperado…¡A comer pipas!

Seguro que, llegados a este momento, estaremos haciéndonos la pregunta del millón: ¿Cuándo podremos comer unas deliciosas pipas?
El momento será cuando comiencen a secarse, a oscurecerse y cuando las flores comienzan a languidecer.

girasol a fondo
Foto: elhuertodetatay

Este momento es, también, el de la cosecha. Cortaremos las flores, dejando tan solo unos 5 centímetros de tallo, las colgaremos boca abajo en un lugar seco y ventilado hasta que estén completamente secas.
¿Cómo se preparan las pipas?
La manera de preparar las semillas (la pipa) es muy sencilla. Se rehogan en agua con sal, se escurren y se colocan en una bandeja de horno, calentado a 120º, y se dejan hasta que se tuesten.
Espero que todo esto que os he contado hoy, os haya interesado.
Os dejo ya, comiendo pipas 😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *