La Verónica

Verónica flores o flores Verónicas, sea como sea que las llamemos está claro que nos estaremos refiriendo a unas preciosas y coloridas flores que siempre encantan.

verónica flores
Foto: pinterest

Hoy dedicaremos este rato a hablar de ella.

 Algo de información:

La Verónica también es conocida como hierba de los leprosos, te de España o de Europa, Vinagra, etc. Su nombre científico es Verónica Officinalis.
Las Verónica flores  son un género de plantas con flores. Hay alrededor de 500 especies conocidas en el mundo,

Son plantas trepadoras y perennes, que crecen de forma silvestre en bosques y praderas de Europa, a excepción de la zona mediterránea. Sus flores, que se agrupan en racimos, son de color blanco, rosa y azul y florecen en los meses de primavera-verano.

Los suelos ideales para cultivar las Verónicas  flores son los ácidos y que estén situados en lugares húmedos y en la penumbra. La temperatura ha de ser cálida pero nunca demasiado calurosas.

verónica flores
Foto: pinterest

En la época romana se creía que la Verónica curaba más de 40 enfermedades y en la Edad Media se pensaba que protegía de los malos espíritus.

El nombre de hierba de los leprosos proviene de una historia que cuenta como un rey de Francia se curó de la lepra gracias a esta planta.

¿Cómo se cultivan esta planta?

Si queremos cultivar Verónicas, hay que comenzar por saber que hay dos especies que podremos plantar con facilidad. La Verónica corta, que se adapta exclusivamente a los jardines y la  Verónica semi-alta, que es mucho más versátil y que es apta para cultivar en macizos, en macetas o también para la decoración de interiores.

verónica flores
Foto: pinterest

Para cultivar la Verónica planta, debemos tener bien presente lo siguiente:

  • Si nos decantamos por plantarla en un jardín, debemos tener en cuenta que hay que situarla en un lugar donde reciba tanto sol como la sombra.
  • El suelo debe estar siempre húmedo.
  • El período de plantación se divide entre la primavera y el otoño. En este momento, las Verónicas presentan un follaje más tupido y, al mismo tiempo, las flores comienzan a ser escasas.
  • Se la puede plantar de nuevo entre abril y junio, momento en el cual se multiplican de forma natural para preparar la germinación de semillas. Es importante que preparemos adecuadamente el suelo. Éste lo podremos mejorar si añadimos un poco de mantillo o turba.
  • Cuando realicemos el trasplante de las plántulas, debemos mantener una distancia de, más o menos, unos 30 cm entre cada una. También, tendremos que regar las plantas de manera regular para que el suelo se mantenga permanentemente húmedo.
  • Durante el período de floración, es importante que cortemos las flores en el momento que comiencen a marchitarse. De esta manera, podremos obtener nuevos brotes, los cuales van a florecer durante el otoño. También conseguiremos una nueva floración durante el año en curso.
  • Por supuesto, también es importante que evitemos que las plantas pueden tener diferentes enfermedades. Las más frecuentes son el mildiu, que es un hongo parásito que provoca que en algunas hojas puedan salir unas manchas marrones o amarillas, o el oídio, que es otro hongo microscópico que crea un polvo blanquecino sobre las hojas. Es importante que tratemos a las plantas Verónicas cuando notemos los primeros síntomas mediante la aplicación de tratamientos rápidos y eficaces que nos podrán aconsejar en nuestro vivero actual.

¿Cómo se propagan las Verónicas?

Se pueden utilizar diferentes técnicas para conseguir la propagación de las Verónicas flores.

verónica flores
Foto: pinterest

Por ejemplo, la división de las matas se puede realizar entre los meses de Septiembre a marzo. Sin embargo, para el estaquillado tenemos que esperar a que llegue el período estival, es decir, entre los meses de junio a septiembre.

También podremos hacer que las semillas de las Verónicas anuales germinen. Para ello, tenemos que esperar a que llegue la primavera y tener un suelo sano y ligero. No obstante, también se puede hacer en semillero con sol.

Es importante que sepamos que el trasplante de las plántulas se debe hacer, normalmente, en la primavera siguiente.

La técnica de la germinación de semillas en primavera, nos va a obsequiar con unas Verónicas que tendrán una floración más bonita, siempre y cuando hayamos realizado una correcta preparación.

La Verónica planta medicinal

 En la composición de esta flor se encuentra una gran cantidad de taninos y saponinas, sales minerales, aceite esencial, ácidos orgánicos, manitol y vitamina C.

Antiguamente, la Verónica fue ensalzada porque se le atribuían muchas virtudes medicinales. En la actualidad, la ciencia no la concede ser una planta de primer orden pero, sin embargo, si le confiere determinadas propiedades terapéuticas. Entre ellas se encuentran la antirreumática, la expectorante, la cicatrizante, la digestiva, la diurética, la depurativa y la tónica.

verónica flores
Foto: pinterest

Por poner unos ejemplos, las Verbena nos ayuda a calmar algunos dolores del aparato digestivo, a estimular el apetito y a tratar la gastritis, la úlcera gastroduodenal, la flatulencia y la diarrea. También se utiliza para tratar la bronquitis, el asma, la faringitis y la tos.

Su uso interno: la infusión de Verónica

Para preparar una infusión haya que poner unos 20 gramos de Verónica por cada litro de agua. Colocaremos la hierba en una jarra y verteremos el agua cuando haya hervido. Taparemos y dejaremos reposar unos cinco minutos. Transcurrido ese tiempo, colaremos y ya estará lista para tomar. Se pueden consumir entre 3 y 4 tazas al día.

Esta infusión actúa como un tónico reconstituyente ya que estimula y aumenta las fuerzas cuando estamos algo debilitados.

verónica flores
Foto: biotrendies

Esta probada su eficacia para actuar contra la gota así como contra las enfermedades reumáticas. Asimismo, es depurativa y estimula los intercambios metabólicos.

También se ha utilizado para aliviar diversas afecciones respiratorias como por ejemplo la tos, los catarros, la faringitis, la bronquitis, etc. El hecho de que la Verónica contenga  saponinas la hace tener una acción balsámica que resulta ser muy útil para la prevención de las crisis asmáticas.

La flor Verónica proporciona a los enfermos renales un doble beneficio ya que tonifica a la vez que ayuda a que se disuelvan los cálculos y las arenillas.

También se utiliza habitualmente en los casos de inapetencia, de pesadez de estómago, de indigestión, de jaquecas de origen digestivo, etc. Esta planta contiene unos principios amargos que actúan como aperitivo, facilitando considerablemente las digestiones difíciles y disminuyendo formación de gases.

verónica flores
Foto: pinterest                       

Su  uso externo:

Se puede empapar unas compresas con el líquido que obtengamos después de colar una mezcla de 40 gramos de Verónica en un litro de agua, que haya hervido durante unos 10 minutos.

Su contenido de tanino, que es astringente, va a favorecer la curación de heridas, llagas y úlceras. También se puede utilizar para calmar el prurito y para suavizar la piel que se haya resecado  como consecuencia del frío.

También se puede utilizar para hacer gárgaras, lo que nos aliviará la irritación de garganta. Igualmente, el uso en cataplasmas calientes o baños ayuda a disminuir los dolores reumáticos y los problemas dérmicos.

 Una recomendación sobre la Planta de Verónica

Tal y como siempre señalamos y recordamos, cuando se consumen determinadas plantas, en este caso la Verónica planta, si tenemos alguna duda sobre su consumo o la dosis adecuada para cada caso, debemos consultar a un médico o farmacéutico conocedor de la fitoterapia.

La Verónica como flor cortada

Ni que decir tiene que la Verónica resulta ideal para la elaboración de multitud de ramos. Es una flor bastante duradera y que aporta un aire romántico muy sugerente.

Y, por supuestísimo, son maravillosas para hacer preciosos ramos de novia.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *