Ramo de Peonías

Déjate seducir por la belleza que asomará, poco a poco, en su floración. Déjate embriagar por su agradable e inconfundible fragancia. Déjate llevar por el mismo placer de tenerlas contigo.

Ramo elaborado con 5 Peonías de colores variados.

Más detalles

Este producto ya no se encuentra disponible

36,00 € impuestos incl.

Envía un mensaje personalizado

Dale volumen a tus flores

Personaliza tu regalo

Más información

Una de las flores con la temporada más corta: solo se vende desde finales de mayo a primeros de julio.

*Composición de este ramo

  • Este ramo está formado 5 Peonías de diferentes variedades y tonalidades. Por lo tanto, la imagen de la foto de este producto no tiene por qué coincidir con el resultado final del mismo.
  • FloresFrescas garantiza, como siempre, la frescura y la calidad de todas las flores que componen este Ramo de Peonías.

Curiosidades e historia de esta flor

Debe su nombre a Paion, médico griego que usó esta flor para curar a Platón.

Se creía que era el hogar de hadas y ninfas, que se escondían en sus pétalos. Considerada la flor de la prosperidad, simboliza el lujo y la sofistica.

La peonía es una de las flores más delicadas, costosas y espectaculares de las variedades que se comercializan actualmente. Se ha convertido en los últimos años en una flor cada vez más demandada y debido a la dificultad de su cultivo y a la brevísima temporada en que está disponible en el mercado, apenas seis semanas desde finales de mayo a primeros de julio, no es fácil poder comprarla a un precio asequible.

Esta flor temperamental, que cerrada tiene una estructura similar a una pequeña canica, explota al florecer de tal manera que llega casi a triplicar su propio tamaño, creciendo tanto que el tallo apenas puede con el peso del capullo. Al abrirse la peonía exhala una sutil fragancia que permanece durante toda la vida de esta flor, que ahora en verano se sitúa en torno a los siete días dependiendo de la temperatura que tenga que soportar el ramo: cuanto más calor haga, más rápida será la floración y menos durarán las flores.

El color de la peonía es el blanco o rosa, en una gama que va desde el tono chicle  hasta una tonalidad más intensa, casi burdeos. En los últimos años se han experimentado nuevos colores y se han producido unos miles de tallos de peonías amarillas y naranjas. Sin embargo todavía estos tonos están en fase de experimentación. 

La peonía recibe su nombre de Paion, médico griego que con esta flor curó a Platón. Fue descubierta originariamente en las estepas de Siberia y Mongolia y aunque se desconoce cómo llegó hasta la cultura griega, causó tal furor en Grecia hace más de 2.000 años que cada centro religioso llegó a tener numerosos arbustos de esta flor, que era muy valorada por las propiedades curativas sobre más de 20 enfermedades conocidas entonces. Actualmente la peonía continua siendo objeto de investigación científica y están probados sus beneficiosos efectos en tratamientos antitusivos, sedantes, antiepilépticos, como purgante o para tratar la gota.

La peonía también fue utilizada antiguamente como droga, aprovechándose desde las raíces hasta las semillas y por supuesto la flor, que era usada para bebedizos e infusiones. Se usó igualmente para potingues y ungüentos naturales elaborados para tratar varices, ayudar a la cicatrización de heridas o para aliviar las piernas cansadas.

La peonía era una de las flores principales en los jardines imperiales chinos, donde se conocía esta flor como “Sho Yu”, que significa “la más bella”. Los elementos característicos de esta variedad, como los pétalos dentados o el esplendor de sus botones florales, eran utilizados frecuentemente en tejidos de seda y materiales textiles destinados a la familia Imperial, que tenía el privilegio de utilizar los dibujos que representaban la peonía como símbolo de lujo, vinculación divina y poder terrenal del Emperador, ya que se creía que esta planta podía llegar a vivir más de 100 años si era cuidada adecuadamente.

También en Japón la peonía era muy valorada y continua siendo una de las flores favoritas de los japoneses. De hecho, la variedad que enviamos esta semana, conocida como “peonía china”, se cultivó originariamente en tierras japonesas, de donde saltó al continente de mano de botánicos japoneses que fueron llevados a desarrollar sus investigaciones al Imperio Chino.

En Europa la peonía empezó a introducirse en el siglo XVI de mano de los comerciantes que regresaron del Lejano Oriente trayendo consigo semillas y esquejes de esta planta. A partir de entonces, numerosos pintores utilizaron esta flor para sus cuadros, especialmente cuando se quería destacar la importancia y elevada cuna del personaje retratado, que podía permitirse tener estas flores en su entorno. Pero no fue hasta el XIX cuando los jardines europeos comenzaron a llenarse de peonías, especialmente en el Reino Unido durante la época victoriana, donde esta flor era considerada símbolo de veracidad pero también de timidez.

Durante mucho tiempo se pensó que esta flor era el hogar de las hadas y las ninfas, que se escondían en sus numerosos pétalos. Debido a esta creencia la peonía se cultivaba con especial mimo ya que estos personajes mitológicos eran valorados muy positivamente por creerse que atraían a la buena suerte. Quizá por eso esta flor ha sido tradicionalmente vinculada con la prosperidad.

Cultivar y comercializar peonías es un trabajo para especialistas y un proceso costoso, ya que se requiere mucho esfuerzo y dinero para llegar a obtener una cosecha de esta flor de cortísima temporada, en comparación con otras variedades. Se necesitan hasta tres años para producir las primeras flores, que sin embargo no serán comercializadas porque aún no han adquirido el grado de excelencia y vistosidad demandado por el mercado. De hecho para cosechar peonías hace falta armarse de paciencia ya que fácilmente pueden ser necesarios hasta 15 años para poder obtener flores de calidad que puedan ser comercializadas.

Cuidados del Ramo de Peonías

Te recomendamos alejar el ramo del sol directo y no exponerlo a las altas temperaturas que estamos viviendo estos días. La luz de media-sombra y la humedad son fundamentales para que las peonías florezcan. E

n caso contrario es posible que los capullos no lleguen a abrir ya que la peonía es muy exigente y si no le gusta el entorno decide no florecer.