Godetia roja

Godetia roja Godetia roja Godetia roja Godetia roja
Godetia roja
Godetia roja
Godetia roja
Godetia roja

(No disponible esta semana)

Su término científico, Clarkia Amoena, rinde tributo al Capitán Clark, legendario explorador norteamericano que la descubrió en el siglo XIX en la costa oeste. Debe su nombre a un botánico suizo: Ch. H. Godet.

Conocida como la flor de la seda, por la sutil textura satinada de sus pétalos. La godetia simboliza el firme y apasionado amor. Quien regala esta flor envía un mensaje de fidelidad.

La godetia es una flor originaria del nuevo mundo, en concreto de la costa oeste norteamericana donde crece con facilidad en las praderas altas del estado de California y de la provincia canadiense de la Columbia Británica. Llegó a Europa por primera vez en la segunda mitad del siglo XIX, tras ser descubierta en el primer viaje intercontinental que realizaron Lewis y Clark, legendarios exploradores norteamericanos. No obstante, antes de entrar en el viejo continente la godetia primero viajó a Japón, donde goza de una enorme popularidad y es intensamente utilizada para Ikebana, el arte floral japonés.

Esta flor tiene una gama cromática básica de tres colores: blanco, rosa y rojo asalmonado.

La godetia florece a finales de la primavera y es una flor que adelanta y anuncia el verano. Su temporada no es demasiado larga ya que soporta muy mal los calores excesivos. Esta flor necesita humedad, mucha agua y prefiere ambientes frescos, no excesivamente calurosos. Es importante mantener alejadas las godetias de fuentes de calor y no exponerla al sol directo. En caso contrario marchitarás precipitadamente el ramo y te perderás toda la floración.

La godetia es una de las flores más hermosas que se comercializan actualmente. Cada tallo cuenta con 3-4 botones florales que florecen casi simultáneamente y que con los cuidados adecuados pueden mantenerse vigorosos al menos una semana. Durante ese tiempo, los cuatro pétalos de cada capullo justifican el por qué esta especie es llamada la flor de la seda: su textura luce un sutil efecto satinado y sedoso de una elegante belleza.

La godetia tiene una curiosa característica: cuando los capullos comienzan a florecer las hojas amarillean y se marchitan rápidamente. En ese momento es importante que elimines todo el follaje que veas estropeado para ayudar a la planta a crecer sin que las hojas muertas le resten energía.

Para arreglar estas flores tienes varias alternativas: puedes poner un único tallo en un jarrón alto; o también puedes recortar las varas hasta dejar el tallo con una altura máxima de 20 centímetros y componer un bouquet en un jarrón bajo o en un cuenco; o puedes combinar diferentes alturas recortando unos tallos más que otros para montar un ramo con diferentes niveles. En todo caso, te recomendamos jugar con las alturas o las posibilidades de repartir varios tallos en diferentes jarrones ya que la godetia es una flor que luce igualmente bien en grupo o individualmente.

En el lenguaje de las flores la godetia simboliza el firme y apasionado amor. Regalar esta planta es un claro mensaje de fidelidad a toda prueba, de respeto y admiración hacia la persona amada.

Esta flor debe su nombre a Charles Henry Godet. Este botánico suizo del siglo XIX es autor de uno de los libros más raros que actualmente se comercializan en el mercado internacional de libros antiguos: “Flora du Jura” (1845), en el que Godet describió las especies florales venenosas de las montañas Jura, en el cantón suizo de Neuchâtel. De la primera edición hay únicamente localizados dos ejemplares en todo el mundo, mientras que de la segunda edición de 1846 solo se conoce la existencia de un ejemplar.

Sin embargo, el nombre etimológico de la godetia, Clarkia Amoena, (que significa “el placer de Clark”) rinde tributo al espíritu aventurero y audaz de los exploradores del siglo XIX en general y homenajea en particular al Capitán Clark, uno de los dos legendarios exploradores –el otro era Lewis- que recorrieron por primera vez Estados Unidos de punta a punta, desde la costa este hasta la oeste.

La expedición, que forma ya parte de la historia norteamericana, fue ideada por el Presidente Jefferson cuando accedió a la Presidencia de los Estados Unidos a primeros del siglo XIX (1801). Dos años después, el 18 de enero de 1803, Jefferson pidió al Congreso que financiara una costosa aventura: descubrir una ruta para acceder al Océano Pacífico. El Congreso accedió a pagar los 2.500 dólares que costaba el proyecto y que permitieron al presidente norteamericano encargar a su vecino, amigo y secretario privado, Lewis, que lograra el reto de alcanzar la costa oeste al frente de una expedición que partió de Saint Louis en mayo de 1804. Casi dos años después, en noviembre de 1805, la expedición vio finalmente el océano Pacífico desde la costa de la provincia canadiense de la Columbia Británica. Para acompañarle en este viaje, Lewis escogió a su viejo camarada del ejército, el capitán William Clark, experto geógrafo, cartógrafo y botánico aficionado.

Durante el viaje Lewis y Clark fueron los primeros hombres blancos en avistar y descubrir bisontes, perros de las praderas y otras especies animales así como numerosas especies vegetales desconocidas hasta entonces, entre las que se encuentra la godetia, una flor salvaje que acabó convirtiéndose en una de las especies favoritas del capitán Clark.

A su regreso, Lewis fue nombrado gobernador de Lousiana y Clark, especialmente sensibilizado con las tribus indígenas que descubrieron en su expedición, fue Superintendente de los Asuntos Indios y gobernador de Missouri.

Flores de otras semanas (no disponibles actualmente)

Sube tu foto de Godetia roja