Lisianthus morado

Lisianthus morado Lisianthus morado Lisianthus morado Lisianthus morado
Lisianthus morado
Lisianthus morado
Lisianthus morado
Lisianthus morado

(No disponible esta semana)

Debido a la multitud de capullos que vienen en cada tallo esta flor permite muchas opciones de arreglo: tallos altos, cortos, capullos sueltos en agua, etc. Una larga floración de preciosas flores sedosas.

Originaria del medio oeste americano. Debe su nombre a las propiedades curativas de esta flor.

Esta flor puede presentarse de muchas formas posibles: en abigarrados manojos, en un solo y largo tallo, con los capullos flotando en cuencos de agua o en combinación con otras flores en sencillos arreglos.

El lisianthus (la “h” es muda y no se pronuncia) es conocida también por el nombre de eustoma, que significa “cara bonita”, aunque el término lisianthus, que procede de las palabras griegas “lysis”, que significa disolución y “anthos” que significa flor, alude a las propiedades ácidas y curativas de esta flor. Esta variedad, de reciente comercialización y con una difusión cada vez mayor, todavía es difícil de encontrar habitualmente en floristerías.

El lisianthus fue descubierto a comienzos del siglo XIX en las primeras expediciones por el lejano oeste norteamericano de donde es originaria esta especie, que crece de manera salvaje en las praderas de los estados de Texas, Nebraska y Colorado. No obstante, el lisianthus también puede encontrarse más al sur, en países como México o Nicaragua y en algunas zonas de Sudamérica

Los lisianthus se comercializan en cuatro colores básicos: el rosa, indicado para regalar a jóvenes y a mujeres con una alta dosis de sensibilidad; el amarillo, que representa la creatividad; el blanco aporta calma y dulzura y el malva, para la extravagancia.

Esta flor exige ser recolectada a primera hora de la mañana. Es la única manera de conservar intacta la esencia que posteriormente le permite desarrollarse y creer, incluso después de ser cosechada. Te recomendamos que recortes un poco los tallos cada tres días dentro de un cazo de agua ya que el lisianthus, al igual que otras flores, continúa creciendo y si no estás pendiente los tallos pueden doblarse por el peso de la cúpula del ramo.

Para conseguir la floración de los capullos superiores es importante que separes las dos varas que suelen venir unidas; dada la extensión del tallo, a veces el agua no llega hasta la copa a no ser que facilites el riego recortando bien tanto el tallo de ambas varas.

El lisianthus asume la bella elegancia de la rosa, la delicada floración de la peonía y una estructura similar a la anémona. En pocos años esta flor ha ido ganando popularidad al ofrecer una belleza equilibrada, una larga duración de más de seis días y una sedosa textura en sus pétalos ya florecidos.

Es una especie que además sorprende tanto en su floración, por el súbito cambio de color de los capullos, como por la dulce decadencia de las flores, que mantienen hasta el final de su vida un lustroso aspecto, muy diferente al resto de las flores. En realidad, el lisianthus tiene un no se qué, algo que la hace irresistible.

Una de las características más curiosas del lisianthus es la floración de sus numerosos capullos, que no florecen todos a la vez sino que van creciendo poco a poco y transformándose según se abren. Recibirás las flores con una multitud de pequeños capullos cerrados de un intenso color verde pero según pasen los días irás descubriendo cómo, según va floreciendo y aumentando de tamaño, su tonalidad se transforma hasta el blanco que luce una vez abierta la flor.

Flores de otras semanas (no disponibles actualmente)

Algunas fotos de Lisianthus morado enviadas por nuestros clientes

Sube tu foto de Lisianthus morado