Orquídeas amarillas

Orquídeas amarillas Orquídeas amarillas Orquídeas amarillas Orquídeas amarillas
Orquídeas amarillas
Orquídeas amarillas
Orquídeas amarillas
Orquídeas amarillas

(No disponible esta semana)

Sin fuente de calor directa puede durar incluso más de 15 días.

La primera orquídea llegó a Europa en 1778 y hoy en día ya se produce de manera continua todo el año.

La orquídea toma su nombre del término griego “orchis”, que literalmente significa testículos, debido a la forma de los tubérculos que se pueden apreciar en las raíces de esta flor.

Los antiguos griegos ya usaron las orquídeas como un potente afrodisíaco en las pociones sexuales. Además, consideraban estas flores como un icono que representaba la belleza y el amor. Muchos siglos después… ¡estamos de acuerdo!

La orquídea es, probablemente, la especie floral con mayor número de variedades. Hay registrados más de 25.000 tipos diferentes y algunos de ellos pueden llegar a medir hasta 20 metros de largo, mientras que otros no superan el tamaño de un mosquito. Las orquídeas crecen casi en cualquier sitio, en casi todos los ambientes y en todos los continentes, excepto la Antártida. Pero las especies más populares son originarias de los climas tropicales de India, Asia, Sudamérica y Centroamérica, donde puede encontrarse en multitud de variedades más o menos grandes y todo tipo de colores, excepto el azul.

La variedad que enviamos esta semana se llama Cymbidium. Esta palabra procede del término griego “kumbidion” (diminutivo de “kumbe” que significa barco) en referencia a la forma de sus pequeños capullos. Aunque otra explicación podría derivarse de los vocablos, también griegos, “kymbos” y “eidos”, que unidos se podrían traducir como “semejante a la parte más profunda de un barco”.

Los cymbidium son originarios de las mesetas del Himalaya pero también se han aclimatado a las altas altitudes de las montañas de China, India, Birmania y Taiwan, por lo que están acostumbrados a ambientes fríos, que prefieren a los ambientes secos y calurosos. De hecho, las casas con la calefacción alta y fuerte son entornos fatales para estas flores, que agradecen temperaturas más bien tibias.

La larga floración de esta flor, entre dos y tres semanas, te permitirá disfrutar de esta espectacular vara llena de preciosas flores durante al menos quince días. Únicamente tienes que asegurarte de que tenga siempre agua fresca y esté alejada de fuentes intensas de calor.

La orquídea se lleva especialmente mal con la fruta, los vegetales y otras flores que ya se hayan marchitado, incluidos sus propios capullos. El etileno, un gas que desprenden todos estos elementos, es dañino para la orquídea. Te recomendamos mantener tu precioso tallo de cymbidium alejado de cualquiera de ellos.

Confucio fue un gran amante de esta flor y consideraba que la vinculación con un ser superior era como entrar “en un mar de orquídeas”. ¡Y de eso hace más de 2.500 años! Algo más cercano a nosotros, en 1595, un libro de arreglos florales chino titulado “Un Tratado de Flores para Decorar”, escrito por Chang Ch’ien, consideraba la orquídea como la flor más deseada y querida para los amantes de las flores. De hecho, en la cultura imperial china, era considerada una de las cuatro especies nobles junto con el bambú, el crisantemo y el ciruelo.

La primera orquídea oriental llegó a Europa en 1778, gracias al médico y botánico inglés John Fothergill, un cuáquero filántropo que llegó a ser una de las más eminentes autoridades en botánica durante el siglo XVIII. Este médico inició un vasto proyecto: crear el jardín de especies exóticas más grande del Imperio Británico, que fundó en Upton House, Essex (ahora West Ham Park, al este de Londres) y que acabó siendo el primer jardín alpino y tropical, con más de 3.400 especies exóticas.

De las especies de orquídeas americanas, una de las más conocidas y sabrosas es la vainilla, una subespecie mejicana que los aztecas utilizaban para aromatizar su bebida sagrada: el chocolate caliente. Tras el descubrimiento de América, los españoles importaron a Europa tanto el fruto del cacao como esta peculiar flor, que ha logrado un lugar de referencia en los postres y la gastronomía mundial. Curiosamente, para que esta orquídea produzca de forma natural su fruto necesita la colaboración de un socio muy particular: una abeja endémica de Méjico, que no existe en Europa ni en otras áreas geográficas. Así que para poder disfrutar de la vainilla, se ha desarrollado un complejo proceso para conseguir los frutos de la vainilla, trabajando manualmente flor a flor.

Flores de otras semanas (no disponibles actualmente)

Algunas fotos de Orquídeas amarillas enviadas por nuestros clientes

Sube tu foto de Orquídeas amarillas